Saltar al contenido

Beneficios de usar faja a diario

Beneficios uso diario faja

El uso continuado de fajas puede aportar muchos beneficios, pero  para poder beneficiarse de ellos hay que escoger correctamente. De no hacerlo podemos incluso provocar problemas. Un uso incorrecto podría afectar a nuestra circulación.

Beneficios de usar Faja

Las fajas, bien empleadas, además de ayudarnos a entrar en ese vestido que no podíamos cerrar, o a que nos queden mucho mejor esas prendas ajustadas e imposibles, analizamos a continuación los principales beneficios de las fajas:

Beneficios estéticos de usar faja

Beneficios usar faja a diario

Obviamente son los más conocidos y evidentes, ya que las fajas surgen como prenda que persigue precisamente estos:

  • Mejoran la apariencia al instante
  • Realzan nuestras formas
  • Definen las curvas
  • Moldean la figura
  • Dan una apariencia mucho más estilizada

Beneficios Psico-emocionales de usar faja

Beneficios usar faja a diario

El uso habitual de fajas también proporciona efectos psico-emocionales positivos. Al hacernos ver mejor nuestro cuerpo:

  • Nos devuelven la confianza,
  • Empoderan
  • Nos dan seguridad.

Además pueden favorecer la motivación para bajar de peso, pues no sólo suponen un recordatorio constante de nuestro objetivo sino que nos permiten ver en el presente los resultado que podríamos obtener si mantenemos nuestro plan de alimentación y ejercicio. Ayudándonos además a percibir ese objetivo como más fácil de alcanzar.

Beneficios para la pérdida de peso de usar faja

Beneficios uso diario de fajas

Las fajas son un gran aliado para los procesos de adelgazamiento y pueden suponer una gran ayuda para perder esos kilos que nos sobran y darnos ese empujón extra que siempre parece que nos falta.

  • Hacen que comamos menos, la compresión en la zona abdominal hace que nos saciemos antes y tardemos más en tener apetito.
  • Reducen progresivamente el contorno. Su uso habitual nos ayuda a conseguir un moldeamiento progresivo de nuestras curvas. logran moldear el cuerpo cuando se usan durante un tiempo prolongado evitando además la acumulación de grasa.
  • Evitan la distensión abdominal. El tejido muscular abdominal tiende a distenderse por sobrepeso, postura, edad etc.. las fajas nos ayudan a a evitarla y ayudar a recuperarnos de ella al pegar la piel al músculo.
  • También nos ayudan a  reafirmar la piel y evitar la flacidez.
  • Ayudan a la recuperación del tono muscular tras pérdidas de peso importantes y rápidas. Cuando la piel del abdomen se ha estirado tanto necesita ayuda extra para volver a su lugar sin dejar marcas permanentes. Y las fajas pueden proporcionar la sujeción necesaria hasta que recuperemos la musculatura con el ejercicio.
  • Facilitan la quema de grasa corporal, algunos modelos están diseñados para generar calor y poder ser empleados mientras hacemos ejercicio. Este uso de las fajas nos ayuda a aumentar las grasas quemadas durante el ejercicio.
  • Ayudan a controlar las retenciones de líquidos. Algunas están diseñadas para aumentar la sudoración por lo que  un uso correcto y continuado de estos modelos ayudan a combatirlas.
  • Algunos modelos están especialmente diseñados con tejidos que realizan micro-masaje anticelulítico.

Eso si, deben siempre combinarse con una alimentación y estilo de vida saludable.

Beneficios para espalda de usar faja

Beneficios uso diario fajas

Las fajas también pueden ayudar mucho en otros problemas de salud que cursan con dolor como los relacionados con la espalda y la zona lumbar.

  • Corrigen y mejoran la postura.
  • Proporcionan soporte lumbar lo que puede evitar o mejorar lesiones en esta zona
  • Alivian el dolor de espalda, debido a que su diseño trabaja para hacer presión en la cintura, permitiendo así aliviar cualquier molestia en la zona de la espalda.
  • Ayudan a combatir el dolor y la inflamación que causan ciertos problemas de salud, así como los derivados de ciertos procedimientos quirúrgicos.
  • Ayudan a la recuperación tras el embarazo y parto.

Beneficios de usar faja tras una cirugía

Faja postquirurgica

Son necesarias tras intervenciones de cirugía estética como la liposucción, abdominoplastia o la lipoescultura. Tras este tipo de procedimientos las fajas:

  • Facilitan la cicatrización profunda de los tejidos
  • Permiten reabsorber los líquidos inflamatorios y postquirúrgicos.
  • Ayudan a  reducir la inflamación, las hemorragias y los hematomas.

Pide a tu médico que te especifique los tiempos y el tipo de faja que debes llevar tras la intervención, sólo él conoce tu caso para poder darte estas indicaciones. Recuerda que cada operación es distinta.

Beneficios de usar faja durante el embarazo

Beneficios uso diario fajas

NO pueden usarse fajas normales durante el embarazo, ya que podrían ser peligrosas para nuestra salud y la del feto. Sin embargo, existen modelos para embarazadas, las llamadas fajas prenatales que están diseñadas específicamente para:

  • Calmar la sensación de peso en la parte baja del abdomen
  • Aliviar el dolor de espalda tanto al andar, como al sentarse o al estar de pie.
  • Ayudar a reducir la compresión que ejerce el bebé sobre el pubis y la zona pélvica,

Pero las fajas prenatales deben elegirse muy bien, NUNCA deben comprimir demasiado. Debes poder respirar hondo y sentarte sin ninguna dificultad o esfuerzo. Debes sentir alivio al usarla, nunca molestia. Y ante la duda consulta primero con tu ginecólogo o tu matrona.

Beneficios de usar faja al hacer ejercicio

Beneficios uso faja a diario

Hay modelos de fajas y de prendas de compresión diseñadas específicamente para usarlas mientras hacemos ejercicio.

  • Reducen la fatiga en el transcurso del ejercicio
  • Minimizan el efecto onda y las vibraciones musculares generadas por el movimiento,
  • Reduciendo las lesiones que pueden producirse durante el ejercicio.
  • Aportan estabilidad, firmeza y eficiencia durante el ejercicio, al mejorarse la postura durante el mismo.

Pero, antes de usar tu faja a diario… Algunas precauciones

No olvides que las fajas son prendas de compresión, así que el mero hecho de elegir bien el modelo puede evitar problemas circulatorios. Aquí tienes algunas recomendaciones que debes tener en cuenta antes de fajarte de forma habitual:

  • Ante todo, escoge el modelo adecuado a tu cuerpo y a la actividad a realizar.
  • No estrenes tu faja el lunes, sin antes haberla usado antes durante varias horas. comprueba que el nivel de compresión se ajusta al número de horas que la llevarás puesta y que te permitirá moverte. Debe permitirte hacer vida normal, o acabarás quitándotela en el baño… Lo mejor es empezar con modelos de compresión más baja y pocas horas. Poco a poco podrás ir aumentando tanto las horas como el nivel de sujeción o control.
  • Fíjate bien en la talla, la faja no debe clavarse en la piel ni enrollarse. Comprueba la tabla de tallas del fabricante a ser posible con tus medidas y no sólo con una talla de referencia.
  • No duermas NUNCA con ella puesta, por la noche deben usarse prendas sueltas para que los tejidos del cuerpo puedan repararse.
  • Elige el modelo correcto en función de tus formas, opta por un modelo que recoja lo necesario sin generar rollitos extra. Normalmente un modelo con pantalón y corsé suele recoger más. Esto no sólo evitará el antiestético problema de generarte una nueva mollita sino que es un indicativo de que la presión no es excesiva y que no te dará problemas.
  • Por último, asegúrate de que los materiales de los que está hecha tu faja son de calidad, transpirables e hipoalergénicos y que no te generan irritaciones, alergias o sudoración anormal (a menos que se trate de una faja de sudoración, que evidentemente te hará sudar pero que excluimos por no ser de uso diario o al menos no para llevarla puesta todo el día). Además los modelos de mayor calidad suelen ser también los más cómodos.