Saltar al contenido

¿Qué faja usar después del parto?

El cuerpo de una mujer sufre muchos cambios durante el embarazo, las estructuras musculares del área abdominal se desplazan para que el feto tenga espacio dentro del cuerpo y el útero se expande también con el mismo fin. Por lo que, después de dar a luz, toda esta zona queda flácida, generando una sensación de incomodidad y vacío y frecuentemente generan descontento por la figura resultante.

Las fajas postparto no sólo ayudan a la recuperación tras dar a luz sino que además hace que nos sintamos mucho más cómodas y seguras. Si no sabes qué faja elegir, aquí tienes una pequeña selección con los 3 modelos más relevantes de este año.

La tripa postparto

El cuerpo de la mujer dispone de mecanismos naturales para la recuperación, como son las contracciones postparto o la segregación de la oxitocina (hormona que se segrega gracias a la estimulación que produce la succión del bebé) que comienzan a actuar tras el parto y que permiten entre otras cosas que el útero recupere su posición y tamaño en los primeros días tras el parto. Pero el resto de estructuras del abdomen no pueden recobrar su posición de manera tan inmediata. Además, los músculos de la pared abdominal no sólo han perdido la fortaleza que tenían antes del embarazo sino que además se han separado por la línea del alba. Por lo que deben volver a su lugar y unirse de nuevo.

Así que es normal que nos quede tripa, no pasa nada, es algo totalmente natural y no debe generar preocupación o frustración. Al cuerpo le llevará semanas recuperarse. También habrá molestias en toda la zona abdominal, vaginal y lumbar que también irán desapareciendo progresivamente.

No obstante hay métodos que ayudan a sobrellevarlo, como el uso de fajas postparto. Que ayudan en este proceso de recuperación y nos proporcionan estabilidad, seguridad y comodidad. Además de acelerar la recuperación y reposicionamiento de todas las estructuras musculares de la zona abdominal.

¿Qué son y cómo funcionan las fajas post-parto?

¿Qué faja usar después del parto?
¿Qué faja usar después del parto?

Son prendas específicamente diseñadas para la recuperación tras el parto. Funcionan  por medio de compresión en el área abdominal y lumbar y suelen estar formadas por bandas con velcro que permiten que se vaya aumentando dicha presión a medida que el cuerpo se recupera, convirtiéndose en el complemento perfecto para la etapa que sigue al parto. Entre sus beneficios más notables destacan:

  • Ayudan a que la zona abdominal se recoloque más rápido
  • Al aplicar compresión sobre la zona abdominal debilitada ofrecen una sensación de seguridad y comodidad
  • Hacen que los órganos internos y la piel recuperen antes su posición
  • Ayudan a que los huesos de las caderas vuelvan a su lugar
  • Aceleran la recuperación de la cintura y figura perdidas
  • En general aportan mucha seguridad tanto física como emocional a las madres

Pero, cada mujer y cada parto son distintos y pueden darse complicaciones específicas que deben ser tenidas en cuenta antes de hacer uso de una faja. Por lo que es importante que nuestro médico nos aconseje acerca del número de horas y del número de semanas que podemos llevarla  en nuestro caso.

¿Es bueno usar faja después del embarazo?

¿Qué dicen los médicos?

Uso fajas postparto. Opinión médica
Uso fajas postparto. Opinión médica

Pese a los muchísimos años que se llevan usando y que la mayoría de médicos aconsejan el uso de fajas tras el parto, actualmente no hay consenso entre los especialistas al respecto. Por lo que analizaremos lo que argumenta cada una de las partes para que tengamos la información necesaria para poder decidir.

Algunos médicos la desaconsejan afirmando que “no ayuda a que los músculos se fortalezcan ya que ésto sólo puede provocarlo el ejercicio físico.” Se basan en el hecho de que los músculos y los órganos son capaces de volver a su posición por si solos sin ningún tipo de acción externa y que de hecho el uso de éstas podría incluso debilitar la musculatura a causa de no dejarla trabajar.

Sin embargo la mayoría de médicos afirman que no hay ningún problema en usarlas y las aconsejan. Afirmando que reduce los dolores y dan estabilidad a la espalda lo que corrige la postura. Aconsejan usarlas desde el día siguiente al parto eso si introduciéndola de forma progresiva y aumentando el tiempo de uso gradualmente su uso y afirman que las fajas postparto “ayudan a que la zona abdominal se recoloque antes y que tanto los órganos como la piel se recuperen más rápido”. También afirman que ayudan a la recolocación de los huesos de la cadera, que perderán toda la elastina que les permitió volverse más flexibles a las 5 semanas del parto aprox tras lo que ya no podrán recobrarse las medidas de las caderas previas al embarazo. Además, constatan que aporta mucha seguridad a la mujer para poder moverse con mayor tranquilidad.

También tenemos posiciones intermedias que recomiendan comenzar a usarla a partir de los 3 meses tras el parto, y así haber dado la oportunidad a los músculos de recuperar su posición por ellos mismos y a partir de entonces ayudarnos de la faja para intentar recobrar la figura.

¿Y qué opinan las mujeres de las fajas postparto?

La mayoría de las mujeres afirma sentir alivio, seguridad y confianza al usarlas. Indican que les alivia la sensación de vacío que queda tras el parto y les hace más soportable el peso que aún queda en el vientre.

Suelen afirmar además que las fajas postparto han resultado determinantes para poder recuperar más rápidamente.

Aquí te dejamos un vídeo con uno de estos testimonios:

Los pros y contras de las fajas postparto

Veamos en detalle cuales son las ventajas y los inconvenientes que ofrecen estas prendas:

Entre las principales ventajas que presentan esta tipología fajas encontramos:

  • Favorece la pronta recuperación de músculos, órganos y piel.
  • Al corregir la postura proporciona estabilidad a la espalda.
  • Estiliza la figura y disimula las zonas que aún no han recobrado la normalidad.
  • Disminuyen la incomodidad y la sensación de vacío en el abdomen.
  • Están fabricadas con tejidos transpirables y muy flexibles lo que las hace muy cómodas.
  • Favorecen la movilidad de la madre en los primeros días tras el alumbramiento.
  • Disminuyen los posibles dolores derivados del parto.

Pero también algunas desventajas, que han de tenerse en cuenta:

  • Un uso prolongado de estas prendas podría provocar debilitamiento de los músculos abdominales al no trabajar por si mismos.
  • Por si solas no nos harán perder peso. Los resultados dependerán de cómo fuera nuestro cuerpo antes del embarazo, de la alimentación, el ejercicio y el estilo de vida que llevemos.

Tipos de fajas post-parto

Hay muchísimos modelos diferentes de fajas postparto en el mercado que podemos clasificar en función de diferentes criterios:

Por la zona a moldear encontraremos modelos específicos.

  • Estilo tubo: Empleadas para recuperar y moldear la zona de la cintura, trabajando exclusivamente la zona abdominal.
  • Cinturillas con tirantes y sujetador incorporado: que se emplean para moldear todo el tronco.
  • Tipo pantalón, braga o short: trabajan el muslo, glúteo y abdomen, y pueden incluir una abertura para que no sea necesario quitarla a la hora de ir al baño.

En cuanto a los materiales con los que están fabricadas, las podemos encontrar de varios tipos:

  • De algodón tejido ampliamente usado en lencería en general. Normalmente combinado con elastán u otros materiales para mejorar su elasticidad.
  • De microfibra, muy recomendables por ser más flexibles (siempre asegurándonos de que la transpiración sea suficiente, especialmente si hemos tenido un parto por cesárea).
  • Revestidas con tejido tipo felpa para que resulten más cómodas al tacto.
  • Con tejidos antialérgicos para evitar irritaciones en la piel.
  • Con velcro que es el tipo de cierre más recomendado ya que permite que vayamos adaptando la faja a medida que progresa la recuperación.

Conclusiones uso fajas postparto

Lo mejor antes de que comiences a usar la faja postparto es que consultes con tu médico y matrona; ya que cada mujer es diferente y el especialista podrá asesorarte teniendo en cuenta tus necesidades.

Los profesionales y estudios realizados, indican que los músculos y los órganos alterados durante el embarazo son capaces de recolocarse por sí solos sin necesidad de ejercer presión externa con una faja.

La recomendación general suele ser: Usarlas SIN ABUSAR ni obsesionarse con ellas. Introduce su uso de forma progresiva y aumentando poco a poco el número de horas al día. A medida que te vayas recuperando, comienza también a introducir ejercicios hipopresivos así como una alimentación equilibrada (y que cumpla con las exigencias de la lactancia si es el caso).